Yeidckol Polvensky, consideró que una de las causas por las que algunos morenistas tienen el interés de obtener dinero del instituto político es porque proyectan fundar otro partido; incluso, dice, algunos recurren al corporativismo y al engaño utilizando el nombre del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

“Ahora hay quien dice que lo que quieren hacer es otro partido, por eso querían este dinero. Efectivamente, mira, usan el nombre del presidente, se cuelgan del presidente, para hacer sindicatos, partidos, de todo, y dicen que por instrucción del presidente.

 

“Y estos partidos que ya están planteando ya hay unos que ya se han formado, pero hay otro que se llama ahorita Fuerza Social por México… y otro Frente por la Cuarta Transformación… hasta el nombre nos vuelan. No, es una cosa de locos… ¿no?”, expresó.

 

Sobre aquella frase del presidente López Obrador del 29 de agosto en la conferencia de prensa mañanera, al advertir que si Morena se echaba a perder “no solo renunciaría a él, sino que me gustaría que le cambiaran el nombre”, Polevnsky consideró que fue un mensaje a morenistas que tergiversan los postulados de la Cuarta Transformación.

 

En su afán por hacerse del partido y del dinero que representa, pese a que la dirigencia renunció al 75 por ciento de sus prerrogativas -lo que enfadó a sus detractores-, la presidenta del Consejo Nacional, Bertha Luján, ha emprendido un camino mediante reuniones y consejos al margen de estatutos y leyes.

 

A partir de entonces han llevado al Instituto Nacional Electoral (INE) documentos que son “incongruentes” y hasta “aberrantes”, pues en un acta argumentaron que en una reunión estatutaria el hoy presidente aprobó el tema del Instituto de Formación Política y los recursos.

 

En este contexto y ante la documentación que Bertha Luján y sus seguidores han llevado al INE, Polevnsky sostuvo que es imposible que les den el dinero que buscan.

 

Refirió que posteriormente hicieron una reunión de Consejo, pero debido a que no tuvo quórum y registró una serie de fallas se las anuló la Sala Superior del Tribunal Electoral federal. Enseguida los consejeros contemplaron convocar a otra reunión pero, advirtió, carecen de esa facultad.

 

“Y ahí es donde están en la confusión. El único órgano facultado para convocar a un Congreso es el Comité Ejecutivo Nacional, y cuando son extraordinarios pueden solicitarlos los consejeros, pero se lo tienen que solicitar al CEN, no se lo pueden solicitar a nadie más”.

 

Recordó que, por encima de todo esto, la Sala Superior canceló el proceso de 2019 y mandató al Comité Ejecutivo Nacional para que lleve a cabo todos los actos necesarios para reponer el procedimiento de elección de sus órganos de conducción, dirección y ejecución.

 

La instancia judicial hizo referencia en octubre de 2019 a que el padrón de Morena no resultaba confiable, no daba certeza y certidumbre para llevar a cabo el proceso interno, y se incumplió además con el proceso de credencialización que el propio partido estableció en sus estatutos.

 

“Entonces esta es la página 67 de la resolución, este es el expediente, lo puede revisar cualquiera… dice: tienes que resolver todo… para volver a hacer una elección. ¿Por dónde tenemos que empezar? Por hacer un padrón electoral. Entonces estamos cumpliendo todas las tareas con el padrón electoral. Porque si no, no se puede hacer”.

 

Aunado al fallo de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación existe una jurisprudencia que data de 2013, la cual se ha empleado en casos de los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD).

 

“¿Qué dice esta jurisprudencia? Pues que opera una prórroga, implícita, en la duración del cargo, cuando no haya podido elegirse sustitutos por causas extraordinarias y transitorias; esto es específicamente para partidos políticos y la dirección de los partidos políticos. Entonces hay una prórroga. ¿Por qué? Porque los partidos políticos tienen recursos públicos”, argumentó.

 

De esta forma, apuntó, mientras se cumple un mandato de Sala Superior y está de por medio una jurisprudencia no se puede hacer un proceso de elección.

 

El golpe fallido

La líder de Morena agregó que el llamado Congreso Extraordinario del 26 de enero fue un intento de golpe de Estado al partido, en el que además quitaron a integrantes del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) en forma ilegal y violando sus derechos.

 

Polevnsky sostuvo que en esa asamblea no hubo quórum y para simularlo se valieron de representantes de medios de comunicación que firmaron su asistencia al evento, de invitados especiales, incluso de personas a quienes visitaron casa por casa.

 

La también empresaria añadió que pese a los triunfos que ha logrado al frente de Morena, como en Puebla, Baja California y Quintana Roo, y los declives que ha registrado, en donde se han metido quienes sólo ambicionan el poder, ha sido objeto de un linchamiento.

 

“Aquí las reuniones de Consejo se han usado como esquemas de linchamiento, básicamente para ir en mi contra y yo me he callado, para cuidar al partido.

 

“Pero la cantidad de irregularidades que han hecho han sido demasiadas…me parece inaceptable que si tratas de ser prudente para cuidar al partido y a los compañeros del partido vayan cada día más lejos, eso se me hace totalmente inadecuado”, concluyó.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *