En conferencia de prensa en la Ciudad de México Alejandro Rojas Díaz Durán, candidato a presidir morena a nivel Nacional, dejó en claro su posicionamiento en torno a lo que el día de ayer dictaminaron los Magistrados de la Sala Superior del TEPJF:

“Los Magistrados de la Sala Superior del TEPJF, votaron de manera libre, independiente y autónoma, por unanimidad, revocar la inconstitucional, ilegal y anti estatuaria convocatoria de renovación
de dirigentes de Morena. Enhorabuena, porque no se dejaron presionar por nada ni por nadie.

La independencia de los poderes públicos es un imperativo categórico de las democracias modernas.
Felicito al equipo de extraordinarios juristas de todo el país, encabezados por el excelente abogado Jaime Hernández Ortiz, de Morena Jalisco, quien diseñó la exitosa estrategia que hoy devuelve sus plenos derechos a todos los militantes de Morena, los cuales fueron conculcados por una
Nomenclatura arrogante y prepotente, que pretendía apoderarse del movimiento popular más importante en la historia de México.

Dimos un primer gran paso. Ahora falta ponernos de acuerdo entre todos.

A los demás aspirantes a la dirigencia nacional de Morena, los conmino a que nos reunamos lo más pronto posible y pongamos el interés nacional por  encima de nuestros legítimos intereses personales. Primero está México y primero están las libertades públicas y los derechos políticos de todos.

Yo estoy dispuesto a llegar a acuerdos, fundados en el derecho imprescriptible
e irrenunciable, de la libertad de todos los militantes de Morena a elegir
libremente a los dirigentes de nuestro movimiento.

Como bien lo señaló el presidente Andrés Manuel López Obrador hace dos días cuando le preguntaron cómo debían elegirse los dirigentes en Morena:

“Tiene que haber una votación libre, secreta y directa para elegir a los
dirigentes partidistas y sindicales.

Yo creo que nadie quiere ser manipulado.”

Estamos totalmente de acuerdo. Y si alguien no lo está, tiene todo el derecho de discrepar y disentir de la opinión de nuestro único fundador de Morena.

Quien no esté de acuerdo en este principio democrático, está en su legítimo
derecho de ser antidemocrático, faccioso y sectario radical.

Sabemos que hay familias que tienen mucho poder y desean seguir acumulando más. Desde las hijas, el marido y ahora con deseos de presidir a nuestro movimiento. Por fortuna, son una minoría en Morena y en México, por lo que en buena lid les hemos ganado una batalla, pero no la batalla
democrática final.

Para tal fin, de manera muy respetuosa propuso una ruta de 5 puntos:

1)Instalar la Mesa por la Unidad de Morena con los aspirantes.

2) Campaña Nacional de Credencialización y Afiliación, durante 90 días y con una profusa
difusión mediática y en redes sociales.

3) Que se realicen 3 debates entre los aspirantes, antes de la aplicación de las encuestas.

4) Que se elija por 3 encuestas distintas al nuevo dirigente nacional de Morena. y

5) Que renuncien a sus cargos Yeidckol Polevnsky y Mario Delgado, para que haya piso parejo.
Finalizó su intervención dejando en claro que “… seguiré recorriendo el país, desde abajo y con la gente, para ir integrando una Propuesta de reforma profunda a los Estatutos y Plan de Acción de Morena, a fin de posicionarlo como el primer partido-movimiento del siglo XXI y no como el último partido
del viejo régimen.

El reto que tenemos es monumental: refrendar la mayoría legislativa en el 2021 y ganar 13 Gubernaturas. Si no lo hacemos unidos, con respeto a la pluralidad interna, incluyendo a todos los líderes que hicieron posible el triunfo de nuestro Presidente Andrés Manuel López Obrador, pondremos en riesgo
la continuidad de la 4T y, lo más grave, dejaremos en la indefensión política al Gobierno de la República, ante los embates de nuestros adversarios que  desean que naufrague el cambio de régimen político y el nuevo modelo de desarrollo económico”.

Por admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *